×

Registration

Profile Informations

Login Datas

or login

First name is required!
Last name is required!
First name is not valid!
Last name is not valid!
This is not an email address!
Email address is required!
This email is already registered!
Password is required!
Enter a valid password!
Please enter 6 or more characters!
Please enter 16 or less characters!
Passwords are not same!
Terms and Conditions are required!
Email or Password is wrong!

Recuerda lo Olvidado en el Juego del Hierro

052814, pumpday, pm

Tal y como lo comentamos en nuestra entrada anterior, existen mitos alrededor de ciertos ejercicios los cuales suelen recibir demasiada atención ya sea porque sean sobre glorificados, porque sean los preferidos de la afición culturista o porque simplemente todo el mundo los hace. Sea cual sea la razón, esto se vuelve una “arma de doble filo”. Pues no sólo nos pone en una situación en donde estamos enfocándonos demasiado en un sólo ejercicio sino que también nos provoca OMITIR otras opciones las cuales por no gozar de la misma “fama” simplemente quedan fuera de nuestros regímenes, limitándonos de disfrutar de sus increíbles beneficios.

Ejercicios olvidados: Todos conocemos las Extensiones de cuádriceps (de hecho suele ser uno de los aparatos con más gente en mi gimnasio) o por no, la máquina de “Patada para glúteo”. Sin embargo, hablando de desarrollo del tren inferior, y por tren inferior me refiero desde los cuádriceps hasta las pantorrillas, ¡definitivamente no hay nada como las SENTADILLAS!

Y yo sé que todos las conocen pero el hecho de que las conozcas y no las practiques las hace entrar al olvido. Si las haz dejado de practicar porque no son de tu agrado o porque te parece que son muy difíciles, sólo recuerda este popular dicho: “Al que no quiere caldo, se le dan dos tazas”.

protein banner

Partes del cuerpo olvidadas: En hombres este tema es muy obvio y va casi siempre hacia el mismo lugar, las piernas. Yo sé que no es con todos pero no me podrás negar que por lo menos alguna vez lo has pensado “¿Y si me salto pierna?”, “¿Y si en vez de hacer pierna hago brazos o pecho o espalda o cualquier otra cosa que no sea pierna?” pero no hay nada peor que hacer esto (a menos que quieras tener cuerpo con forma de trompo) ya que a la larga lo volverás un hábito así que ¡a ponerse las pilas y darle duro a esas sentadillas!

Otro gran ejemplo de esto son los músculos que proporcionan estabilidad o el core. Si no estás acostumbrado a realizar levantamientos “funcionales” como sentadilla, peso muerto, arrancada o dos tiempos y en su lugar sueles trabajar demasiado los ejercicios de tipo polea o máquinas que propicien el aislamiento, entonces debes de tomar en consideración entrenar tus músculos “core” o de estabilidad (abdomen, espalda baja, oblicuos, extensores y flexores de la pelvis/cintura). Te pones un gran riesgo de que un día cualquiera, dentro de tus actividades diarias, quieras levantar o mover un objeto medianamente pesado y al no contar con un entrenamiento adecuado en estos músculos sufras de alguna lesión en ellos. Recuerda, no todo es entrenar pecho y brazo.

Conclusión: No me queda más que recordarte que el cuerpo humano cuenta con más músculos de los que te puedes imaginar y que si bien las máquinas y poleas son excelentes para aislar la función de determinados músculos, no siempre es la mejor opción abusar de ellas todo el tiempo.

Te envió un gran saludo y a destrozar los hierros y recuerda... Mantente fuerte.

LN. Juan Méndez USPlabs en Español

052814, pumpday, pm

Renuncia de responsabilidad La información proporcionada en esta entrada de blog, así como en este blog del sitio Web está destinada sólo para fines informativos y educativos, y no debe interpretarse como un consejo médico para cualquier condición. Siempre consulte a un profesional médico cualificado antes de comenzar cualquier programa de nutrición o programa de ejercicio. Al leer este aviso legal, usted está de acuerdo y entiende que la información proporcionada en este artículo no es un consejo médico, y confiando en ella se hará bajo su propia responsabilidad.